BAÑO

DSC03656BAÑO

Aquí me bañaba cuando no había agua en la casa. Me llevaba mi jabón Zote, mi estropajo, un cepillo de alambre para retirar las células muertas y shampoo Vanart. Después los vecinos “ecologistas” se quejaron porque dejaba el agua poco cristalina. “Qué delicados”, les gritaba yo mientras me secaba la entrepierna.

Anuncios
Leer Más "BAÑO"

SISI

DSC02353SISI

Una foto de la Sisi tomada hace unos cuatro años. Ella sigue idéntica y durmiendo en la panza de mi papá. EN una ocasión mi mamá abrazó a mi papá (en uno de esos raptos de ternura que de vez en cuando tienen las señoras) y la Sisi la atacó a arañazos. Supongo que defendía su territorio.

Leer Más "SISI"

EL ARCA PERDIDA

DSC02538EL ARCA PERDIDA

Soy de esas personas que no creen en las casualidades. Me parece que todo sucede por algo y para algo. Este año ha sido muy complicado en mi vida pero, después de las aventuras y caídas que viví, se me ha revelado un sentido trascendental en los acontecimientos que en su momento me parecieron “desgracias”. No veo las cosas igual que antes y cada suceso, positivo o negativo, siento que se ajusta como una pieza del rompecabezas de mi existencia. En ese tenor, este fin de semana fue fructífero porque localicé un par de cosas de mucho valor.

El domingo vi a mi hijo y recordé con pesadumbre unas fotos que creía irremediablemente perdidos, y es que hace unos meses creí haber tirado a la basura el disco donde guardaba varias decenas de fotos tomadas con un celular. Ayer, mientras llevaba a cabo las labores impropias de mi sexo, descubrí el disco apilado junto a un montón de discos del “recuerdo”. Acabo de revisarlas y ha sido muy grato volver a esos momentos.

Antier limpié un jardincito estilo japonés que hice en mi casa. Encajé la pala a poca profundidad y vi cómo brincó un objeto pequeño. Lo cogí y le quité la tierra. Era una hermosa ancla de bronce, ideal para llevar colgada. La limpié y le pasé una lija. El día de ayer mi hermano nos visitó y le platiqué que había encontrado un ancla. Brincó de su asiento y me pidió que se la enseñara. La vio con alegría y nos contó que cuando era adolescente, ahora tiene casi 50, entró a la casa y se le cayó de la mano. La buscó durante mucho tiempo pero no pudo encontrarla. Hoy buscaré el cañamo o el cuero para colgarla de mi cuello.

Aquí una foto del disco.

Leer Más "EL ARCA PERDIDA"