¿Y ÉL?

clip_image002_thumb[2]No hay manera de no ser uno mismo.
El marinero no es sin las tormentas.
El carnicero no es in el miasma sanguinolento.

Pero qué hay del esclavo…
y de sus furiosas pasiones
congregadas en una cadena,
de empleos, oficinas, deudas, familias,
compromisos morales.

Qué hay de aquel que no puede
abrirse hambriento al mundo.
¿Es él?
¿Somos todos esclavos?

Carguemos con nuestros grilletes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s