TE SOSPECHO

Andamos por aquí y por allá

haciendo lo que se supone debemos hacer.

Tú sabes: vivir la vida, aprovechar las oportunidades que no vuelven

y esas tonterías de libros de autoayuda.

Yo sé que andas por allá,

subiendo y bajando,

viviendo y bebiendo.

 

Te sospecho maravillosa

pero no te anhelo, no  te extraño,

apenas te pienso en algún sueño.

 

Tú no me sospechas,

quizás me lamentas, te dueles por mí.

“Oh, todos lo sabíamos pero nunca pensamos

que sucedería tan pronto”.

Me imagino la escena.

 

Después de todo la distancia

hace igual de inútiles nuestras decepciones.

No somos nada ya.

 

Solo nos queda arrimarnos al recuerdo

de esa foto lejanísima,

de ese recuerdo que se va borrando.

 

Y llegará el día, lejano, cercano

(¿a quién demonios le importa?)

en que yo me entere de tu partida

o de que tú te enteres de la mía.

 

No hay nada más.

Así suele suceder.sombra de mujer (1)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s